JON AUZMENDI

Director de la Delegación Norte de Praxair

Licenciado en Ingeniería Técnica Electrónica, Auzmendi trabajó durante dos años en el área de electromedicina de Siemens donde convivía con scanners y resonancias magnéticas . “Fue donde tuve el primer contacto con los gases y me enamoré, un mundo en el que tocas todos los entramados de la industria y en el que llevo más de 27 años”.

 

“Como empresa donde estamos haciendo una apuesta estratégica, estos últimos años, es en energía, en medio-ambiente y en economías emergentes”

Praxair es una multinacional que maneja cifras mareantes. Lleva 108 años fabricando gases industriales para diferentes sectores, como earonaútica, alimentación, sanidad, petroléo, energía…

27.500 empleados en todo el mundo, 12.000 millones de dólares de facturación, presencia en más de 50 países y más de un millón de clientes. Es la presentación en cifras de la empresa en su globalidad.

Praxair ha sabido enraizarse y la percepción  que generan las instalaciones de la firma en Olaberria se asemejan más a una empresa familiar. Cuelgan en la sala de reuniones fotografías de sus trabajadores  en excursiones a Txindoki, Ernio, Aizkorri, Erlo, Amboto o Gorbeia. “Nos pusimos como reto ascender, todos juntos, ocho miles…. Ocho cumbres de 1.000 metros”, explica Auzmendi. Lo de ponerse retos les va. Y ahí es justamente donde reside la esencia de la innovación. Por algo ha sido calificada por  Forbes como una de las empresas más innovadoras del mundo en su sector.

 TXINDOKI

¿Le queda a Praxair margen de crecimiento?

En los últimos años, desgraciadamente los crecimientos no se dan en Europa sino en otros sitios, pero la compañía seguirá creciendo, seguro. En cualquier caso, nosotros no exportamos, sí lo hacen nuestros clientes a quienes ofrecemos soluciones tecnológicas o productos para que fabriquen sus válvulas, sus autobuses o sus trenes. Nuestro producto viaja muy mal, el gas pesa muy poco y no es nada rentable llevar una botella de gas de 80 kilos a la otra parte del mundo. Nuestro negocio requiere presencia, por eso tenemos fábricas en todo el mundo. Praxair lleva más de 100 años cogiendo el aire y sacando oxígeno, nitrógeno y argón. Nuestra base es un commodity.

Pero tienen más de 4.000 patentes activas.

Así es. Somos una de las empresas más innovadoras del sector. La innovación no solo tiene su reflejo en fabricación, también en la manera de utilizar tus productos en la cadena de valor de tu cliente. Nos hemos diferenciado mucho en las aplicaciones. Qué podemos aportar para que nos elijan, esa es la pregunta. Por ejemplo, Ampo fabrica acero inoxidable con un sistema nuestro o Arcelor tiene tecnología nuestra que le hace ser más productivo.

El lema de Praxair es “Making our planet more productive” . ¿Hacen productivas a las empresas o al planeta?

Nuestra misión es ser la mejor empresa de producción de gases del mundo. Y lo queremos conseguir haciendo que nuestro planeta sea más productivo porque la productividad va unida al uso responsable de los recursos. Como empresa, donde realmente estamos haciendo una apuesta estratégica es en energía, medio-ambiente y en economías emergentes porque el mundo va a seguir creciendo. Aquí vivimos una realidad, estamos envejeciendo, pero en el mundo hay muchas realidades. No podemos estar viviendo en la opulencia y decirles a los países emergentes que no emitan CO2, que es mejor que tengan solo un hijo… en Brasil y en China somos el primer fabricante. Estamos invirtiendo mucho en Rusia, en el este, en Alemania… pero es un momento complicado porque en el último año y medio el cambio euro-dólar y la bajada del petróleo han revolucionado la economía.

¿Cómo les afecta el precio de la energía?

Es terrible. Somos una empresa que llaman “interrumpible”. Es un servicio que damos a la red. Hay un grupo de empresas de alto consumo que paramos si las líneas están sobrecargadas. Está regulado por el gobierno y por ello nos pagan. Pero desde hace tres años están reduciendo el coste de ese servicio. En los últimos 3 o 4 años, el precio de la energía para nosotros ha subido un 40%. No importa que en el mercado baje o se mantenga. Hay empresas que se han trasladado a Canadá o a Francia. España es una isla energética. Se ha apostado por las renovables, lo cual está muy bien pero cuando no hace viento y no llueve, no funcionan y caemos en manos de las energías fósiles.

20150921_154400

Praxair tiene en la península más de 40 instalaciones. ¿Qué es determinante a la hora de elegir un emplazamiento?

En el 99% de los casos, la presencia de un cliente de mucho consumo. Se hace un contrato a largo plazo y es lo que posibilita que vengan los americandos a hacer un gran desembolso. Es una ventaja competitiva para las empresas de la zona porque una vez hecha esa inversión, la Corporación empieza a tratar de rentabilizar ese activo, a desarrollar aplicaciones y a traer toda su tecnología a dichas empresas. Las inversiones son muy grandes, por eso son las multinacionales las que las llevan a cabo. Digamos que la inversión es una barrera de entrada para nuevos competidores.

¿Y en Olaberria, cúal es la inversión prevista?

En la península, solo para funcionar, para abrir la persiana, tenemos que hacer inversiones anuales de unos 30 millones, prácticamente el 10% de la facturación. Desde la Delegación Norte, nosotros aportamos un 20-25% al total. Pero en los últimos años, en general,  no se están haciendo grandes inversiones, algunos competidores han ido cerrando. El Índice de Producción Industrial se ha reducido un 30% en España desde que empezó la crisis. Parecía que empezaba a moverse un poco la cosa pero son luces y sombras. Lo que está claro es que también competimos con nuestros colegas de otras zonas del mundo para captar inversiones de la Matriz y si los números salen, el riesgo es asumible y dicha inversión está orientada con la estrategia, no hay problema en realizarla.

Es en aplicaciones donde realmente reside el desarrollo de Praxair. ¿Qué tipo de aplicaciones son?

Por ejemplo, en alimentación  en lugar de envasar los productos al vacío, si los envasas con atmósfera, con una mezcla de gases, consigues que su vida se alargue. Si la vida del producto es de cinco días igual no te mueves mucho, pero si es de quince, igual puedes exportar a Europa. Es una linea en la que estamos trabajando mucho. Otra aplicación curiosa es la del aturdimiento de cerdos o aves con CO2.

¿En qué consiste el aturdimiento de cerdos?

Antes de la matanza, los van metiendo en una especie de noria y en la parte de abajo inyectan CO2, un gas más pesado que el aire y que desplaza el oxígeno. Los animales quedan aturdidos y no sufren ningún estrés. Pero lo que realmente se busca es que la calidad del producto sea mejor.

Hasta las estrellas Michelín son clientes de Praxair…

Así es. Sus cocinas son laboratorios y les suministramos gases. También lo normal es que todas las bebidas lleven gas o se haya utilizado en el proceso de elaboración.

¿Y en el resto de sectores, qué aplicación se les da a los gases en soldadura, por ejemplo?

En caldererías o industrias de transformación metálica todos necesitan algún tipo de gas. Estamos desarrollando con nuestros compañeros americanos nuevas mezclas de gases para aumentar la productividad de nuestros clientes, consiguiendo mayor rapidez en la soldadura, mayor calidad o la posibilidad de soldar materiales poco trabajados hasta ahora como el titanio, el aluminio…

También suministran oxígeno a hospitales, ¿no es así?

Desde hace unos años también somos farmaceúticos. Nos hemos acreditado como laboratorio farmaceútico, aquí en Olaberria.  Si tenemos que llevar oxígeno al Hospital Donostia, tenemos que llevar en un camión las botellas de oxígeno para pacientes y en otro, el oxígeno para mantenimiento aunque el producto sea el mismo. No podemos fabricar 80 tipos de oxígeno distintos, lo que hemos hecho es aumentar al nivel máximo la calidad del producto. Sabemos cuándo se ha llenado una botella, en qué fábrica… tenemos todos los datos y en sanidad y alimentación es necesario tener trazabilidad, pero lo será en breve en todos los campos.

Hay un cartel en la entrada, en Olaberria, en el que se puede leer “1590 días”. ¿Podría explicarlo?

Es el número de días que llevamos sin ningún tipo de incidencia. La seguridad es nuestro primer valor. El segundo es la integridad y el tercero es el respeto al medio ambiente. Y una vez de garantizar esos tres, intentamos buscar la excelencia en las personas y la orientación al cliente. Y esto es lo que da resultados. Y resultados financieros. Estamos en Bolsa y hay que ganar dinero. Además en Bolsa estás obligado a crecer.

IMG_6515

En Goierri hay más cooperativas o empresas familiares que multinacionales. ¿Cuál cree que es la mayor diferencia?

Algunas de las empresas de aquí se han hecho multinacionales o parte de multinacionales, aunque les guste más decir que están multilocalizadas. Desde luego, en estos casi 30 años, he vivido muy de cerca cómo algunas cooperativas y empresas familiares se han hecho multinacionales. Porque Orkli tiene una fábrica en China; Irizar tiene fábricas en Brasil, en Marruecos, en Mexico; Ampo ha montado una en la India… Nuestra matriz de EE.UU., aquí primero fue socio tecnológico de Argón S.A.. Es lo mismo que hacen las empresas de aquí aunque se diga que es para defender los puestos de trabajo locales. Lo que está claro es que el mercado es global. Todos queremos vender en todo el mundo. Si pudiéramos vender en todo el mundo fabricando solo en Goierri sería maravilloso. Yo no puedo llevar gas a China porque me cuesta mucho el llevarlo. Haciendo anilllos de diamantes igual puedes tener tu taller en Suiza o Amberes y vender a todo el mundo pero con gas, no.

 

¿Cómo es el funcionamiento diario en cuanto a comunicación interna?

Hay una dirección mundial, una dirección europea, de país y de la zona. Las instrucciones vienen de EEUU a Europa y desde Europa se difunden a los diferentes países. Cada zona tiene sus propios objetivos cuantitativos y cualitativos bajo la política global. Lo cierto que es una compañía que invierte mucho en personas. Somos 27.500 trabajadores y hay 10.000 licencias para formación on line.

Mi experiencia personal es que todas las personas que formamos el mundo de Praxair somos muy accesibles. Hacemos muchas consultas fuera de nuestras fronteras y las respuestas suelen ser rápidas y directas.

Tratamos de aprovechar las ventajas de ser multinacional pero estamos muy arraigados a las áreas en las que estamos desarrollando nuestra actividad, tratando de aportar nuestro granito de arena a la comunidad.

Estos días leía un libro que citaba que lo que es bueno para los individuos y la sociedad es bueno para los negocios y la política, debemos de liderar para el bien común.

DSC02414

¿Colabora Praxair con organismos o centros tecnológicos locales?

Praxair ha adquirido una spin-off a la Escuela de Ingenieros, compró otra a Inasmet, ahora Tecnalia… Colaboramos con la UPV/EHU, con todos los centros tecnológicos, con Goierri Eskola llevamos muchísimos años, en IK4-Lortek tenemos un espacio Praxair de 250 m2… y también tenemos nuestros centros de I+D. Acabamos de desarrollar con Arcelor Mittal una tecnología que ha sido premiada en EEUU porque, gracias a ella, ha incrementado su productividad generando menos CO2.

Praxair invierte casi 100 millones de dólares en I+D, el 0,8% de sus ventas. Es lo que invierte directamente pero todo el desarrollo que realizamos en colaboración con nuestros clientes no se reporta como I+D.

¿Las administraciones están invirtiendo lo suficiente en innovación?

¿Qué es suficiente? El problema es que se pensaba que los resultados dependían del dinero invertido y hemos visto que no hay una proporcionalidad. Ahora se está invirtiendo ese ciclo. Muchos centros tecnológicos han vivido de ayudas públicas y eso está cambiando. Cada vez hay más empresas que están metiendo dinero en centros tecnológicos y ha habido una reordenación de centros agrupándose en Tecnalia e IK-4. Y tendrá que haber otra reordenación porque la conexión real entre industria y centros está costando. La innovación no vale para nada hasta que no se aplique a un proceso, a un producto o a un servicio, y se genere valor.

Creo que el Gobierno Vasco sí está haciendo un gran esfuerzo. El problema es de dónde viene el dinero. Bastante deuda tenemos. A nivel de Euskadi menos, pero a nivel de España debemos el PIB de un año. Debemos 1.000 millones de euros.

 

¿Y en cuanto a la formación, cómo valora el nivel?

La parte de conocimiento es buena. En lo que estamos trabajando ahora es en las competencias que se debería de desarrollar para que los jóvenes se incorporen en mejores condiciones a las empresas. Lo que las empresas necesitamos es gente responsable, comprometida, con iniciativa, que sepa trabajar tanto en equipo como aisladamente… parece sencillo pero es lo que muchas veces cuesta encontrar. El nivel ha mejorado mucho pero todavía estamos a años luz en idiomas.

Iñaki Zabalo, director de Goierri Eskola:

“Si las empresas perviven es porque algo hacen bien. O hacen bien mucho más de lo que hacen mal. Dice Jon Auzmendi que las empresas buscan gente responsable, comprometida, con iniciativa. Y resolutiva, añadiría. Son justamente los valores que tratamos de inculcar a nuestros alumnos junto con el desarrollo de sus competencias técnicas. Cualquier organización, sea multinacional, cooperativa o empresa familiar, está formada por personas. Personas que han de creer y sentirse parte de un proyecto para sacarlo adelante, lo cual en un mundo global es todavía más complejo. En Praxair, en Olaberria, parece que lo han conseguido. Forman una gran familia”.

Praxair_logo

-TRABAJADORES: 27.500 a nivel global

-FACTURACIÓN ANUAL:12.000 millones de dólares

-INVERSIÓN PREVISTA PARA EL 2016: 10% de la facturación solo para su funcionamiento

©2022 GOIERRI ESKOLA. 

Contacto

Lehenbailehen erantzuten saiatuko gara - Procuraremos responder lo antes posible

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?