Sistemas de transporte seguro de alimentos y medicamentos

Dispositivo de transporte de productos de atención primaria a personas aisladas

Covid-19 y la crisis sanitaria derivada de ella, ha hecho aflorar carencias de diversa índole. La facilidad de propagación del virus también ha planteado la necesidad de superar una serie de retos en muchos sectores, entre ellos la capacidad de responder a las necesidades de las personas que han tenido que ser aisladas por el virus y dar esa respuesta de forma segura. Este es el reto al que han tenido que responder los alumnos de tercer curso que cursan Ingeniería Mecánica en el campus del Goierri de Mondragon Unibertsitatea. ¿Cómo puede la tecnología contribuir a esta tarea?

Como se ha podido ver en los últimos meses, muchas empresas han orientado su actuación hacia esta dirección, abriendo nuevas líneas de negocio. En este sentido, y destacando la capacidad de la tecnología para adaptarse a las necesidades de las personas, por covid-19 u otra razón, han desarrollado sistemas de transporte seguro de alimentos, medicamentos u otro material de atención primaria a una persona que debe estar aislada.

Teniendo en cuenta el concepto de desarrollo sostenible, para el desarrollo del sistema de transporte se han tenido que tener en cuenta los siguientes criterios: que el producto a transportar esté protegido en todo momento, que el sistema de transporte sea compacto y ergonómico (para poder ser utilizado en una casa o en un hospital) y que sea autónomo o controlable a distancia. A todas estas características, hay que añadir la de ser respetuoso con el medio ambiente, que el consumo energético sea bajo y que no se genere contaminación acústica.

La alumna Ainhoa Sarasola señala que, «la primera tarea ha sido estudiar el tema en profundidad. Este estudio nos ha servido para identificar y concretar los objetivos que realmente se pretenden con este proyecto, y una vez realizado hemos diseñado la solución que mejor responderá a esos objetivos «. En palabras de Oier Otxoa, «No ha sido una tarea fácil, porque además de desarrollar tecnológicamente el proyecto, se han de tener en cuenta otras muchas perspectivas: ha de disponer de suficiente autonomía, tiene que tener capacidad para levantar un peso concreto y debe estar preparado para poder ser utilizado de forma segura en un terreno concreto».

Ambos alumnos coinciden en que «es una forma muy bonita de poner en práctica lo aprendido durante todo el curso y nos sirve mucho para ir adaptando nuestra mente a estas situaciones. Tenemos que trabajar en equipo, tenemos que coordinarnos entre los compañeros, no siempre estamos de acuerdo y tenemos que gestionar esos desacuerdos lo mejor posible. Y eso también hay que serlo en el mundo laboral, de forma que mientras vamos aprendiendo, también nos vamos preparando para el futuro».

Aitor Zuriarrain, profesor y coordinador de 3º de grado de mecánica, añade: «La tecnología está muy ligada a la industria o a la informática en la sociedad. Cuando se dice tecnología muchas veces nos vienen a la cabeza talleres y máquinas o móviles y ordenadores. Pero la tecnología es un campo muy amplio y, por supuesto, se relaciona muy estrechamente con los temas sociales. Este es uno de los objetivos perseguidos con estos proyectos: conocer los valores de la tecnología. La situación de pandemia ha ayudado a ello «.

Y es que Mondragon Unibertsitatea, más allá del ámbito académico, también educa a los alumnos para la sociedad y el ámbito laboral. «Los alumnos aprenden a adaptarse a las casuísticas que pueden encontrar trabajando en el día a día. Les pedimos que se ocupen de algo más que de llevar a la práctica la teoría, para que una vez finalizados los estudios y tras acceder al mundo laboral, hayan adquirido los conocimientos necesarios para que tengan la capacidad de responder a los retos que tienen por delante».

Tal y como han detallado Sarasola y Otxoa, el proyecto debía cumplir una serie de condiciones: tener un tiempo de funcionamiento continuado, tener capacidad para levantar una cantidad concreta de peso, sacar el menor ruido posible, utilizar materiales reciclables.. También han tenido que desarrollar el proyecto dentro de un presupuesto concreto.

En palabras de Zuriarrain, «Los alumnos han tenido que aplicar la materia teórica de todo el curso en este proyecto y esta vez no les hemos puesto un proyecto fácil, ya que hay pocos productos de este tipo en el mercado y sin referencias, han hecho todo el prototipo desde cero. Estamos satisfechos con el nivel que han dado y con el resultado final «.

robots fabricados por los alumnos de ingeniería del campus de goierri de mondragón unibertsitatea
alumnos de tercer curso de ingeniería del campus de mondragon unibertsitatea posan con los robots
detalle de los robots fabricados por los alumnos de ingeniería del campus de Goierri Eskola

 

©2022 GOIERRI ESKOLA. 

Contacto

Lehenbailehen erantzuten saiatuko gara - Procuraremos responder lo antes posible

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?